Diferenciando espacios

Diferenciando espacios

Considerando la familia como un sistema global, es preciso diferenciar y remarcar dos subsistemas diferentes, puesto que es interesante y aconsejable que éstos tengan también sus espacios separados, y que cuanto más se transmita esta separación, más sana será la evolución y el desarrollo de los pequeños de la casa.

Cuando hablo de” separación de subsistemas” me refiero al espacio que, por una parte es bueno que se fomente en la pareja conyugal (considero importante destacar que cuanto más “unidos” perciban los hijos a los padres ésto será más beneficioso para el desarrollo psicológico de los hijos) y por otra parte, en la generación de los hijos, permitiéndoles a éstos la oportunidad de compartir y disfrutar de su condición de “hermanos”.

Muchas veces las parejas, ante el nuevo reto, ante la nueva tarea, la nueva experiencia, la nueva situación, de educar/mantener/criar a un niño, cometen el inconsciente e inocente error de descuidar su propia relación y olvidan que antes que pareja parental, fueron “pareja sentimental”. Es bueno y necesario que esta “pareja conyugal” siga latente en la familia pese a la incorporación de nuevos miembros.Es por tanto, sano y necesario que “esta pareja” gestione su propio espacio privado como por ejemplo yéndose al cine ó a cenar por ahí, salgan de viaje alguna vez al año, queden con amigos en alguna ocasión, etc. (por supuesto dejando sus hijos al cuidado de otros adultos de confianza; abuelos, tíos, amigos, etc.)

Esto no quiere decir, ni mucho menos que los padres descuiden a sus hijos por cuidar su relación, pues ésto sería totalmente dañino y perjudicial para los niños, sino que, sin que esto se convierta en un abandono de sus tareas como padres, éstos sepan y puedan gestionar así como diferenciar su espacio privado y personal del de su espacio como padres con su correspondientes tareas de crianza, educación, límites, sostén, afecto, valoración, etc.

En esta separación, también me estoy refiriendo a los aspectos que tienen que ver con los “desencuentros” de la pareja sentimental y no sólo a los “encuentros”. Es muy perjudicial que los niños presencien las discusiones entre sus papás. También los desencuentros deben ir a parte, y procurar no involucrar en ellos a los hijos es crucial para la salud tanto física como psicológica de los pequeños.Con respecto al subsistema de hermanos debe ocurrir algo parecido, es interesante que se les permita, como ya he comentado antes, que puedan tener un lugar en la familia único entre ellos, separado del resto. Esto se puede conseguir fomentando el juego entre ellos, permitiéndoles interaccionar, rivalizar, compartir, etc.

Por último, señalar que más allá de esta pequeña diferenciación de espacios, por su puesto es óptimo e importante crear espacios en común para todos los miembros y disfrutar de la familia en su conjunto, yendo de picnic, haciendo excursiones, o compartiendo actividades de especial interés para los pequeños de la casa.

María José Vives Gomis

Articulo publicado en www.alcalaylosniños.es :
http://www.alcalaylosniños.es/index.php/temas-de-interes/psicologia-infantil/item/122-diferenciando-espacion

This entry was posted in Psicología. Bookmark the permalink.