Terapia individual

La terapia individual, está dedicada a todas las personas que pasan por momentos duros y difíciles y necesitan un espacio íntimo en el que compartir y SUPERAR una crisis personal originada y mantenida por algún obstáculo, dificultad, conflicto, lucha interna,  miedo, vacío, desorientación, incertidumbre, indecisión, dependencia emocional, pérdida, ansiedad, apatía, confusión, etc.

Además de trabajar directamente con el motivo de consulta con el que comienza el proceso, trabajaremos también sobre cada cuestión vital, situación o preocupación que vaya surgiendo a lo largo del proceso terapéutico, aprovechando cada circunstancia o “escena” problemática de la vida de la persona para explorarla y analizarla en cada sesión con el objetivo de encontrar respuestas diferentes más funcionales, espontáneas, menos rígidas y más sanas.

La terapia individual será una gran oportunidad para conectar con la “responsabilidad en uno mismo”, para cambiar, para sentir, para “tener derecho”, para CRECER, para aprender a “decir no”, para superar la parálisis y el miedo, para aumentar el amor propio, para aprender a pedir y no solo a dar, para manejar la frustración, para diferenciarse del otro,  para “ser capaz”, para encontrar “la libertad”, para elegir con conciencia lo que uno quiere ser y dónde quiere estar, para conocer “la paz interior”, para “dejar a un lado las cargas”, para conocerse mejor a uno mismo.

Todo ello se irá consiguiendo paralelamente al trabajo sobre el aumento de la conciencia emocional, racional y corporal y al ejercicio de la integración de estos tres elementos: cuerpo-mente-emoción.

Mediante el apoyo, el acompañamiento y el respeto hacia el ritmo de cada persona, el objetivo último de la terapia individual será que la persona consiga “atreverse a saltar a la vida” desde otra posición y desde otra perspectiva diferente a la practicada en las antiguas pautas de comportamiento, por lo que  la terapia individual supondrá para cada persona su particular búsqueda y encuentro de un verdadero “salto a la vida consciente” desde un impulso impregnado de salud, oxígeno y luz, dotado de un repertorio ampliado y renovado en sus acciones, reacciones y formas de relacionarse con el mundo y las personas, con uno mismo.

Yo no puedo darte la verdad.
Nadie puede dártela, no es transferible.
Debes conseguirla por ti mismo.
Sé tu propia luz
Buda